Pintando con agua y luz

Backup” del artículo original “Pintando con agua y luz” publicado por Roberta Bosco y Stefano Caldana el 16 de diciembre de 2014 en Aquae Blog.

Water Light Graffiti está a mitad de camino entre el ágora y la puerta de tu nevera. Es un lugar dónde puedes dejar mensajes efímeros y también jugar a tres en rayas”. Lo afirma el creador francés Antonin Fourneau a propósito de su más reciente instalación interactiva, Water Light Graffiti. La obra consiste en una pantalla luminosa de dimensiones variables, donde se puede pintar armados tan sólo de un cubo de agua y el instrumento que cada uno prefiera: pinceles, mangueras, pulverizadores o simplemente los dedos mojados.

 

Sencillez, libertad, espontaneidad y participación activa del espectador son las palabras clave que inspiran Water Light Graffiti. La pieza esgrime una sencillez abrumadora también desde el punto de vista tecnológico, ya que la instalación se presenta como una simple pizarra de dimensiones variables, incrustada por miles de LEDs que se iluminan a contacto con el agua. “Cuando el líquido alcanza el marco de un LED, se crea un puente eléctrico que genera la potencia necesaria para iluminar el LED incrustado debajo de la superficie. Cuanto más húmeda es la pizarra más brillante se pone”, explica Antonin Fourneau, que además de artista es docente de Arte Digital en la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas (ENSAD) de París.

Aunque se pudo ver durante unos días en el Mobile World Congress de Barcelona, esperemos tener la ocasión de volver a disfrutar Water Light Graffiti en España más tranquilamente. Por el momento y hasta marzo 2015, es posible verlo en la Foundation EDF de París, en el marco de #StreetArt, L’innovation au cœur d’un mouvement, una exposición dedicada a las nuevas tendencias del arte callejero.

Y es precisamente en la relación que se establece entre el espectador y el graffiti que insiste el artista. “Water Light Graffiti es una experiencia mágica, independientemente de la edad del público o de su sensibilidad artística”, indica Fourneau. “Dibujar con la luz a través de un elemento como el agua, que no tiene forma ni color, es un ejercicio que ofrece la posibilidad de apreciar un nuevo tipo de interacción con la arquitectura urbana”, añade el artista, destacando la naturaleza efímera y sostenible de la instalación y las infinitas posibilidades que puede originar. “Se puede experimentar cómo utilizar el agua o jugar con el tiempo y la velocidad de evaporación. Además Water Light Graffiti resulta sorprendentemente sensible a las condiciones meteorológicas y en los días de mal tiempo reacciona de forma autónoma dando vida a una sugestiva lluvia de fuegos artificiales luminosos”, concluye Fourneau, que lleva desarrollando toda su carrera en el marco de las artes digitales e interactivas, haciendo especial hincapié en la participación lúdica del público y las dinámicas creativas que se establecen entre grupos de espectadores.

Actualmente el principal objetivo de Fourneau, que en 2008 realizó una residencia en Medialab-Prado de Madrid con el proyecto Oterp (un juego de música geolocalizado), es seguir desarrollado el Water Light Graffiti, exprimiendo todas sus potencialidades. Por ejemplo, con la colaboración de la productora parisina Art2M está investigando las posibilidades que ofrecen los distintos tamaños de la pizarra electrónica y el uso de diferentes líquidos. “Puede ser integrado en cualquier lugar y espacio arquitectónico e incluso convertirse en un objeto manejable, útil para dejar notas y mensajes en ambientes domésticos o profesionales. También estoy investigando con elementos húmedos, como glicerina y geles que pueden mantenerse estables durante mucho más tiempo que el agua”.

A lo largo de 2015, Water Light Graffiti participará en numerosos festivales y exposiciones internacionales de ciudades como Estambul, Cambridge, Miami, Túnez y Abu Dabi, empezando el próximo enero con el Lux Festival de Helsinki (Finlandia).

The Wrong: faraónica, salvaje y sobre todo digital

Backup” del artículo original “The Wrong: faraónica, salvaje y sobre todo digital” publicado por Roberta Bosco y Stefano Caldana el 7 de Enero de 2014 en Absolut Network.

Excesiva como toda bienal que se respete, con una presencia apabullante de creadores y comisarios, The Wrong – New Digital Art Biennial se lanzó en noviembre como el gran evento vertebrador de la escena del arte en Internet y a lo largo de estos meses se ha convertido en un proyecto imparable, faraónico y salvaje al mismo tiempo. Treinta pabellones en Internet, catorce embajadas en el mundo real, más de 500 artistas y un pabellón abierto a las contribuciones espontáneas, para el cual hasta el 31 de enero todo creador puede aspirar a ser seleccionado. Son los asombrosos números de The Wrong, un proyecto que desdibuja los confines entre comisarios y creadores, ya que casi todos los artistas actúan también como comisarios. Sigue leyendo