Especial 2004

GOOGLE@RT

googleGoogle, uno de los motores de búsqueda más utilizados del mundo, cumple 5 años. Cinco años durante los cuales se ha convertido en el mejor buscador de la historia de Internet. Por su parte, los net artistas llevan ya diez años utilizando las nuevas tecnologías de forma no convencional y poco ortodoxa con el objetivo de desenmascarar sus mecanismos y aprovechar sus procesos de funcionamiento. En su estrategia de apropiación de las herramientas tecnológicas para usos diferentes a los que inspiraron su creación, los net artistas han convertido Google en un nuevo terreno y una nueva herramienta para la experimentación. El entusiasmo generado en la comunidad digital por las posibilidades artísticas del célebre buscador, se demuestra en la variedad de trabajos y de enfoques. En ellos, más allá del recurso ingenioso o divertido, los net artistas plantean serios temas de reflexión sobre las potencialidades de las nuevas tecnologías en relación al acceso a la información y a la calidad de la misma.

1997 Olia Lialina - Anna Karenin goes to ParadiseEl atractivo artístico de los buscadores viene desde lejos. Ya en 1997, cuando Google aún no existía, la rusa Olia Lialina exploraba los mecanismos de los buscadores en la net comedia Anna Karenin goes to paradise. La obra está dividida en tres actos, titulados “Anna busca el amor”, “Anna busca el tren” y “Anna busca el Paraíso”, basados respectivamente en los resultados de búsqueda de las tres palabras claveAmor, Tren y Paraíso– en los motores más consultados de aquellos primeros años de la introducción masiva de Internet. En el epílogo Anna establece un diálogo irónico con los diferentes motores de búsqueda, aquí aparentemente dotados de inteligencia y personalidad propia. Lialina, que como nadie supo destacar las problemáticas vinculadas al desarrollo de Internet, plantea con mucha anticipación el debate sobre el papel de los buscadores y su creciente importancia. Actualmente de estas omniscientes herramientas depende en gran medida el éxito o el fracaso de un sitio web y colocar el propio en buen lugar depende de la capacidad de manejar las palabras claves y de utilizar las estrategias de los buscadores.

Los motores de búsqueda (search engines) se han convertido en una pieza crucial del universo de la red, en gran medida gracias a la osadía y clarividencia de dos estudiantes, que se conocieron durante el curso de doctorado en Ingeniería Informática de la Universidad de Stanford: Larry Page, originario de Michigan y Sergey Brin, nacido en Moscu. Juntos en 1998 desarrollaron y pusieron en marcha el proyecto Google, que actualmente da acceso a más de 3.000 millones de páginas web y responde a más de 200 millones de consultas al día. Los primeros meses del 2004 se anuncian decisivos: Google prepara su salida a Bolsa para marzo, antes de que salgan los nuevos buscadores de Microsoft, Yahoo! está consolidando su servicio y hay un boom de la publicidad vinculada al sistema de palabras clave (keyword advertising)… todos fenómenos relevantes para la evolución inmediata de Internet que pasan por los motores de búsqueda.

 

GOOGLE@RT: LOS PROYECTOS

Tras afilar sus armas manipulando, modificando y alterando programas, aplicaciones, navegadores e incluso errores informáticos, ahora le toca a Google, utilizado por los net artistas con inteligencia e ironía en proyectos que descubren posibilidades sorprendentes e inesperadas del más célebre buscador de la historia. La selección que sigue, sin voluntad de ser exhaustiva, se propone ofrecer una panorámica de proyectos creativos vinculados a Google. Son 15, más un breve anexo dedicado al fenómeno del Google Bombing, y todos han sido realizados entre enero 2000 y enero 2004. Después de conocerlos nunca podréis volver a mirar Google con los mismos ojos.

[Actualizado el 20/03/2016: desafortunadamente muchos de estos proyectos, a pesar de estar todavía en la red, no suelen funcionar bien. El problema reside casi siempre en los plugins necesarios para su funcionamiento, que los navegadores de 2016 consideran obsoletos].

 

1. BananaSlug
(http://www.bananaslug.com)
Steve Nelson - BananaSLUGEs un proyecto de Steve Nelson que se centra en el juego semántico y aprovecha las enormes potencialidades creativas de las bases de datos de Google, introduciendo el factor sorpresa en las combinaciones de palabras clave para obtener resultados imprevisibles. La obra se basa en el concepto del serendipitous surfing, es decir la navegación guiada por la serendipity, una noción típicamente estadounidense que ha sido aplicada a numerosas investigaciones artísticas vinculadas a la informática y significa algo así como “recibir agradables sorpresas de forma casual e inesperada”. El programa añade a las palabras introducidas por el usuario unos términos casuales (denominados seed, semillas) que se combinan en un recorrido no intencional, alcanzando resultados insospechados que, en muchos casos, abren campos de investigación inéditos.

 

2. Elgoog
elgoog(http://elgoog.im/) (El enlace original en 2003, sólo en Archive.org)
Es al mismo tiempo un proyecto de activismo artístico y un sistema eficaz para neutralizar la censura china. La necesidad despierta la creatividad. Ya lo dijo Duncan Clark, jefe del centro de Pequín para el asesoramiento tecnológico Bda, cuando el gobierno chino clausuró el acceso a Google: “La censura tan sólo conseguirá aumentar la creatividad de los internautas chinos, que continuarán a comunicar con el mundo a través de otros caminos”. Como si le hubiese escuchado, un grupo de hackers, que evidentemente prefiere mantener el anonimato, ha sacado Elgoog, un mirror exactamente idéntico a Google, cuya única diferencia es que todas las palabras se deben escribir al revés, incluida la pregunta. Lo único que aparece en la grafía tradicional es la URL de la web, así que no hay riesgo de errores en la traducción. En la entrada del proyecto se explica que su objetivo es servir como recurso para 1,3 billones de chinos ya que, tras el cierre de Google y Altavista, el gobierno ha censurado también los proxy, servidores extranjeros como anonymizer.com e safeweb.com, que permitían alcanzar los sitios clausurados. Los 45 millones de chinos pueden conectarse a Internet exclusivamente a través de servidores estatales, cuyos contenidos están sometido a censura previa. Según las asociaciones para los derechos humanos, en China más de 30 mil personas trabajan para controlar los sitios Internet, chats y mensajes de correo electrónico.

 

3. Friction Free
(http://www.ikissnoise.co.za/frictionfree) (enlace perdido, sólo en Archive.org)
Es un proyecto de los artistas sudafricanos Stacy Hardy y Dror Eyal, que explora y amplia la noción de información como nuevo valor y bien de consumo. Si la información cotiza en bolsa, ¿qué decir de las corrientes de pensamiento? Hardy y Eyal invitan el usuario a descubrirlo a través de un juego basado en datos reales, que recrea un mercado bursátil ficticio donde cotizan las teorías económicas, sociales y políticas. Al momento de registrarse el usuario recibe un millón de rands (la moneda sudafricana) para adquirir las acciones de las corrientes teóricas que prefiere. Las ganancias se calcularán en base a la repercusión de dichas corrientes en el mundo real, establecida en base a los datos de búsqueda proporcionados por Google. Además cada día la web del proyecto informará de las fluctuaciones del mercado, proporcionando datos siempre actualizados. Bienvenidos en el mundo de la economía de la información, donde el código suplanta el dinero como último recurso de intercambio, donde la proliferación del simulacro reemplaza la falta de bienes tangibles, donde las nuevas herramientas crean nuevas clases sociales: los info-ricos y los info-pobres. Hardy y Eyal citan a una célebre frase de Bill Gates: “El fluir de la información es nuestro verdadero sistema sanguíneo” y añaden con sorna: “toma el pulso de la situación y hazte rico rápidamente”.

 

4. GoogleHouse
(http://incident.net/works/googlehouse)
Dermineur Degoutin - GoogleHouse¿Una solución virtual al problema de la vivienda? En GoogleHouse, las artistas francesas Marika Dermineur y Stéphane Degoutin (miembros del colectivo Incident), construyen delante de los ojos asombrados del visitante la arquitectura de una vivienda navegable, cuyas paredes están constituidas por fotografías proporcionadas de forma automática por Google. Hay habitaciones que responden a los calificativos genéricos (comedor, sala de estar, etc.) y otras temáticas, como Osama Room, George Bush Room y la más reciente Janet Jackson Room (¿un homenaje al célebre seno desnudo de la cantante durante la Super Bowl 2004 que levantó las iras de amplios sectores de la sociedad norteamericana?). En este ilimitado juego de construcciones el usuario puede no sólo desplazarse, sino también ir al origen de las imágenes a través de sus relativas URL, que son proporcionadas por el sistema. Una forma alternativa de navegar por la actualidad.

 

5. GooglePoweredGoggleBox
(no está ahora en la red)
Los datos contenidos en los archivos de los motores de búsqueda ofrecen abundante material para la realización de obras que persiguen sofisticados resultados tanto conceptuales como estéticos y formales. Es el caso de este software, que permite generar vídeos digitales utilizando breves frases introducidas por el usuario. El programa interroga Google y Lycos para encontrar imágenes y sonidos relacionados con dichas frases y posteriormente utiliza los archivos encontrados para montar una película. Como demuestran los vídeos colgados en la página del proyecto, los resultados -a menudo estridentes- reconfirman las características de un medio como Internet que pone a disposición del usuario una masa enorme de datos, dejando a su criterio la capacidad de extraer una información de calidad. Una ocasión para reflexionar sobre la gran masa de información, a menudo vacía de contenido, que nos proporciona la sociedad de la información, y sobre las formas de convertirla en algo lleno de significado.

 

Paul Andrews - GoogleSynth

“GoogleSynth” de Paul Andrews

6. GoogleSynth
(http://art.gen.nz/index.php?page=gs) (enlace perdido, sólo en Archive.org)
Es un software desarrollado por Paul Andrews que se centra en la base de datos de imágenes de Google. El programa genera una imagen de síntesis a partir de los datos proporcionados por otras dos imágenes conseguidas a través de una búsqueda con Google Image Search. GoogleSynth, que está inspirado en un algoritmo publicado por Micheal Ashikmin en su ensayo Synthesizing Natural Textures, empieza seleccionando dos términos de un listado de 62.000 y los utiliza para encontrar dos imágenes relacionadas. Tras vincular los impulsos verbales con los resultados visuales, el software realiza una reelaboración generativa de las imágenes encontradas en la red, que permite al usuario tan sólo una intervención mínima. La obra final mantiene pocas huellas de las dos imágenes iniciales y, sin embargo, resulta curioso y misterioso que esté estrechamente vinculada con las palabras de la búsqueda original, lo cual introduce un nuevo camino en la investigación de la interacción entre relaciones verbales y transformaciones visuales.

 

7. Googlewhacking
(www.googlewhack.com) (El enlace original en 2003)
Se ha convertido en una práctica colectiva, este proyecto híbrido entre la obra de arte y el juego, nacido de la inventiva de Gary Stock. El Googlewhacking consiste en encontrar dos términos que buscados a través de Google den como resultado una sola página. Prácticamente el objetivo es obtener la mítica frase “Results 1-1 of 1”. En el ámbito del entretenimiento on line, el Googlewhacking se considera ya la evolución conceptual de la moda del ego-surfing, es decir de la búsqueda del propio nombre. Sin embargo en este juego la satisfacción dura poco: tras haber señalado la combinación a uno de los sitios que recogen las parejas de términos que funcionan, Google la archivará también, de modo que el resultado sucesivo será ”Results 1-2 of 2” y el jugador tendrá que empezar otra vez. Stock ha recibido ya varias ofertas económicas para transformar su proyecto en un negocio y el consejo directivo de Google le ha felicitado personalmente por el entretenimiento que el juego les ha proporcionado.

 

8. Google Alphabet
(http://www.nomemory.org/alpha)
9. Google Numbers
(http://www.nomemory.org/digit)
(enlaces perdidos, sólo fragmentos en Archive.org)
¿En qué se convierte el lenguaje cuando se le atribuye un valor comercial? El artista francés Valery Grancher lanza estos dos proyectos conceptuales y minimalistas como un homenaje a Christophe Bruno y como un estímulo para la reflexión sobre el nuevo significado de palabras y conceptos matizados por los resultados de búsqueda de Google. “Google es el portador de un nuevo tipo de capitalismo, ampliamente inspirado por las teorías de Riffkin. La lógica de los motores de búsqueda se basa mucho más en los flujos y las redes semánticas que en el sistema de valores financieros o industriales” explica Grancher. Dos proyectos para darse cuenta de que significan para Google las letras y los números.

 

10. Google Hacks
(http://douweosinga.com/projects/googlehacks)
“Indudablemente, Google es el sitio más útil de todo Internet, lo cual es motivo de temor ya que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Sin embargo, considerado que no tenemos una alternativa válida a Google, más vale utilizarlo para divertirnos, de alguna forma creativa no contemplada por sus creadores” así el artista holandés Douwe Osinga da la bienvenida a los usuarios de Google Hacks. En esta página, Osinga recoge una serie proyectos que utilizan los servicios de Google de forma no ortodoxa, pero sin duda creativa. Destacan Visual Poetry, que convierte cualquier poesía en una secuencia de imágenes encontradas por Google y Google Chat Box, que revela lo que diría Google si pudiera hablar: sólo hay que introducir tres o cuatro palabras y Google, nuevo oráculo de la sociedad de la información, completará la frase añadiendo lo que falta. También es interesante Google News Map (enlace perdido, sólo en Archive.org), que muestra un mapa del mundo en el cual, sobre los países interesados, aparecen los últimos titulares de las noticias publicadas por Google: una forma alternativa para informarse sobre los acontecimientos de actualidad. A pesar de su sencillez, los Google Hacks resultan extremadamente eficaces y capaces de enganchar la atención del usuario, involucrándole en un sinfín de experiencias. Una obra con la que Osinga se consolida como uno de los valores emergentes de la creatividad on line.

 

11. One Word Movie
(http://www.onewordmovie.ch)

Philippe Zimmermann - One word movie

“One word movie” de Philippe Zimmermann

Las imágenes cada vez más numerosas presentes en Internet y archivadas en los motores de búsqueda sirven de materia prima para este proyecto del artista suizo Philippe Zimmermann a.k.a. Beat Brogle*. El usuario debe tan sólo introducir la palabra clave que desee y la aplicación crea una película a partir de las imágenes encontradas en Google y relacionadas con dicha palabra. A medida que se cargan, las imágenes se visualizan más rápidamente creando en el usuario la sensación de estar visionando una secuencia cinematográfica. Al “director”, es decir el usuario que ha introducido la palabra en la aplicación de Beat Brogle, queda tan sólo la posibilidad de modificar algunos parámetros como la velocidad, el tamaño de las imágenes, el numero de fotos contenidas en un loop, el numero de repeticiones del mismo, etc. Las películas que surgen, tienen un atractivo raro y magnético ya que, tras haber sido engullidas y metabolizadas por los motores de búsqueda, las imágenes adquieren un significado distinto del original, descontextualizado y sin matices por la necesidad de simplificación implícita en las bases de datos.
*a.k.a = as known as (conocido como)

 

Mark Napier - Small Words

“Small Words” de Mark Napier

12. Small Words
(www.potatoland.org/word/)
Es el último trabajo de Mark Napier, un artista que ha ampliamente desarrollado en sus obras la idea de capturar, almacenar y elaborar datos y elementos ya existentes para obtener nuevos significados. En este caso Napier aplica la búsqueda de imágenes de Google a Feed, un navegador creativo que se apropia de la estructura y los contenidos de las páginas web y los transforma en un flujo continuo de píxeles, a partir de la fragmentación de datos, códigos, imágenes y textos. “Feed parodia la creciente obsesión de nuestra sociedad por la información. Su apariencia se inspira en los terminales de información económica, pero lo que proporciona en realidad es anti-información” explicaba Napier en ocasión del estreno de la obra en el SFMoma, el Museo de Arte Moderno de San Francisco. En Small Words, las imágenes sacadas de la red a partir de cuatro palabras clave son reelaboradas por Feed en uno de los action-painting informáticos que tanto gustan al artista. Al sorprendido usuario queda tan sólo la posibilidad de modificar la posición y el tamaño de las ventanas. Sin embargo mientras admira el proceso que acontece bajo sus ojos, puede aprovechar el tiempo reflexionando sobre las transformaciones y los procesos que, una vez desencadenados, se desarrollan a pesar de la voluntad de quien les dio comienzo.

 

13. TheBot
(http://amy-alexander.com/projects/internet-art/thebot.html)
(Sólo memoria del proyecto. No está ahora en la red)
Los buscadores se han convertido en el filtro y la guía que nos permite acceder a los contenidos de la red, por lo que sus jerarquías influyen cada vez más en nuestros recorridos y experiencias on line. TheBot, un proyecto de la artista americana Amy Alexander, es una alternativa a la navegación previsible y ofrece un insólito acceso a la información. Tras haber introducido la palabra de búsqueda, el bot (es decir el robot) utiliza Google para encontrar el primer resultado, pero en vez de cargar la página correspondiente como de costumbre, lee con su voz metálica un pequeño fragmento del texto de la web y luego se encarga de proseguir la navegación siguiendo los enlaces presentes en la página. Más allá de los resultados conseguidos, la navegación anómala ofrecida por TheBot, propone una reflexión y una interpretación artística de las estrategias de navegación, las potencialidades del hipertexto y la estructura de la red. Amy Alexander se dio a conocer en 1997 con The Multi-Cultural Recycler, un proyecto que utilizaba las imágenes procedentes de diferentes webcams y las superponía generando un resultado distinto por cada usuario.

 

14. The Google AdWords Happening
(www.iterature.com/adwords)
En 2002 el francés Christophe Bruno toma partido en el debate, en aquel entonces muy actual, sobre si es posible ganar dinero con el net.art, con un proyecto que da la vuelta al problema y se centra precisamente en el contrario, es decir como gastar dinero con el net.art. El evento (happening) al que alude el título consiste en una campaña publicitaria poética que el artista lanzó a través del servicio AdWords de Google*. Tras abrir una cuenta con 5 dólares, Bruno adquirió unas palabras clave (symptom, dream, mary y money), a las que asoció breves poesías, a menudo nonsense y provocativas, e invitó a la comunidad digital a seguir su ejemplo. El proyecto, cuyo objetivo era reflexionar sobre el valor también económico de las palabras en la sociedad de la información, recibió 12.000 usuarios en 24 horas, a lo que Google decidió simplemente censurarlo rechazando la subscripción de Bruno. “Vamos hacia un capitalismo semántico. Hemos alcanzado una situación en la que cada palabra de cada idioma tiene un precio fluctuante según las leyes del mercado” afirma el artista. Según los datos de búsqueda de Google, en abril de 2002 cuando Bruno puso en marcha el proyecto, la palabra más costosa era free, (libre en inglés, el idioma más cotizado); sex valía alrededor de 3.800 $, art unos 400 $ y net.art solo 0,05 $. Actualmente The Google AdWords Happening existe como narración on line de las experiencias de Bruno en los entresijos del “capitalismo semántico”.

*AdWords de Google es una herramienta que permite adquirir anuncios de coste por clic (CPC). Los anuncios se publican junto con los resultados de las búsquedas realizadas en Google (200 millones de búsquedas diaria), así que llegan a un público muy amplio. Al crear un anuncio, el usuario elige las palabras clave y especifica el importe máximo que está dispuesto a pagar por cada clic. Pagará solamente por los clics que haya recibido su anuncio. No existe ninguna tarifa mensual mínima, tan sólo una tarifa de activación de 5 $.

 

15. The Google Art Creator
(www.kryogenix.org/code/browser/aqgoogle)

Kryogenix Systems Intelligence - The Google Art creator

The Google Art Creator

Es un proyecto que utiliza los Google Groups y se basa en una aplicación que permite crear imágenes similares a las realizadas con los caracteres ASCII, a través del código de colores que Google atribuye a las palabras clave buscadas en los mensajes de los grupos de discusión. Está firmado por la misteriosa Kryogenix Systems Intelligence, aunque su autor responde al más prosaico nombre de Stuart Langridge y su sitio pone en práctica el lema según el cual para todo gran artista, la vida y el arte siempre van juntos. La vida de Langridge se vislumbra desde su web a través de los comentarios que escribe en su diario digital en forma de blog en el cual participan sus amigos más cercanos. De esa forma podemos saber que cumple años el 31 de enero (aunque no sabemos cuantos), podemos suponer que vive en Inglaterra y leer sus vicisitudes como si de una novela hipertextual se tratara. Aún más entretenidas resultan las investigaciones de Langridge: los códigos que ha escrito, las aplicaciones que ha inventado, los pensamientos que se le ocurren y las reflexiones informáticas, que gozan de una sección independiente.

 

EL PUNTO DÉBIL DE GOOGLE: Google Bombing

El Google Bombing es una práctica que aprovecha la importancia que Google atribuye a los enlaces que una determinada página web recibe de otros sitios, ya que Page Rank, el algoritmo que Google utiliza para clasificar las webs, se basa también en el factor “popularidad”. El valor comercial alcanzado por el intercambio de links ha originado verdaderos bancos de enlaces y un link con un sitio de alta popularidad puede valer miles de dólares. El éxito de Google demuestra que sus criterios de clasificación son bien valorados por los usuarios. Sin embargo, su debilidad reside en la aparente facilidad para alterar desde el exterior la posición de un sitio en la clasifica de resultados. Medir los criterios éticos de los buscadores y su compromiso para con los usuarios es como caminar sobre arenas movedizas. Resulta evidente que debe existir una relación clara entre la palabra clave introducida para la búsqueda y las páginas seleccionadas, pero por lo que se refiere a su posición en el listado de resultados la cosa no es tan simple. Esta debilidad o fallo del sistema, si así se puede definir, se pone de manifiesto con el Google Bombing.
El descubrimiento del Google Bombing se debe al estadounidense Adam Mathes que en el 2001 enlazó el sitio de un amigo con las palabras “talentless hack” y desde entonces se han dado varios casos. Hasta la fecha (febrero 2004), los responsables de Google han declarado que no consideran ilegal esta práctica y que no tomarán medidas de limitación técnica.

Google Bombing

Weapons of mass destruction – Google Bombing

Weapons of mass destruction
[Actualmente (2016) el mecanismo de este Google Bombing ha sido desactivado]
En los días más calientes de las protestas contra la guerra en Irak, Google se convirtió en uno de los vehículos más eficaces de las campañas pacifistas. Si no lo cree, pruebe a teclear en Google “Weapons of mass destruction”, es decir armas de destrucción masivas. Gracias a una Google Bomb de Anthony Cox, el primer resultado es una web titulada: “Estas armas de destrucción masiva no pueden ser visualizadas”. Pulsando en el enlace se accede a una página cuyo texto advierte: “El país puede tener problemas técnicos o necesitar adecuar sus inspectores de armas. Por favor intente con las siguientes medidas: 1. actualice el botón de cambio de régimen o inténtelo más tarde; 2. si usted es George Bush y ha tecleado el nombre del país asegúrese de que ha deletreado Iraq correctamente; 3. para comprobar los resultados de los inspectores de armas, pulse el menú de Naciones Unidas y después la opción Inspectores de Armas. En Consejo de Seguridad pulse Consenso…; 4. si el Consejo de Seguridad lo ha autorizado, Estados Unidos puede examinar su país y automáticamente descubrir armas de destrucción masiva. Si usted prefiere que las encuentre la CIA pulse Detectar Armas; 6. para ver cuales países quieren ser liberados pulse Pánico y para determinar que régimen van a instaurar pulse Política Exterior de Estados Unidos; 7. si usted es Donald Rumsfeld pulse Bomba”.

Miserable failure
[Actualmente (2016) el mecanismo de este Google Bombing ha sido desactivado]
Hace unos meses un grupo de bloggers (autores y usuarios de blogs: diarios on line, alrededor de los cuales se forman comunidades espontáneas) se puso como objetivo hacer aparecer la biografía de George Bush en el primer lugar de los resultados de Google para la búsqueda de “miserable failure”, el eslógan utilizado en contra de Bush durante la campaña presidencial 2000. Gracias a la importancia que Google atribuye a los enlaces que una página web recibe de otros sitios, los bloggers han fácilmente obtenido el resultado esperado, creando una amplia red de enlaces entre los términos “miserable failure” y la página de Bush. Tras haber mantenido en primer lugar la biografía durante varias semanas, recientemente ésta ha sido sustituida por un carta abierta al Presidente Bush escrita por Michael Moore, director del documental Bowling for Columbine, cuya lectura no tiene desperdicios.

Miserabile fallimento
[Actualmente (2016) el mecanismo de este Google Bombing ha sido desactivado]
En Italia, siguiendo el ejemplo del Miserable Failure Project, un grupo de bloggers ha enlazado la biografía del presidente del Consejo Silvio Berlusconi con las palabras “miserabile fallimento”. El premier italiano, conocido por su curioso y poco delicado sentido del humor, no ha apreciado la broma y ha bloqueado su sitio para que no pudiese salir en la versión italiana de Google. A pesar de sus esfuerzos las dos palabras reenvían a numerosas páginas que relatan las desventuras del “cavaliere” (nombre con el que se conoce a Berlusconi en Italia) con los motores de búsqueda.

Anuncios