1995

LA HISTORIA PRODUCE SUS PROPIAS LEYENDAS

Cuenta el artista esloveno Vuk Cosic: “Recibí un mail anónimo, cuyo texto resultaba ilegible por una incompatibilidad de software. Entre indescifrables caracteres ASCII, el único fragmento que tenía sentido era ‘net.art’. Inmediatamente supe que la red me había encontrado un nombre para definir lo que estaba haciendo”. Hacen su primera aparición algunos de los personajes, cuyos proyectos definirán las tendencias del net.art en los años siguientes. Por un lado, Heath Bunting crea Visitor’s Guide to London, “una guía subjetiva e incompleta que, a través de 250 parajes de valor anti-histórico, propone un tour psicogeográfico de Londres, para extranjeros no visitantes”.

Por el otro, el artista y diseñador belga Michaël Samyn, fundador del colectivo Group Z, presenta Love, un proyecto que explora las nociones de público y privado, ofreciendo diferentes puntos de vista acerca del amor, desde la margarita deshojada electrónicamente, hasta las citas del Marqués de Sade. Además de navegar por las atractivas imágenes de la web, el usuario puede participar aportando sus secretos y deseos más íntimos y leer los de los demás visitantes.

1995 Julia Sher - Securityland

“Securityland” de Julia Sher

También empiezan a definirse algunas de las temáticas que tendrán una notable relevancia en el desarrollo del net.art, como la preocupación por los sistemas de control electrónico sobre los individuos, que Julia Sher enfoca con ironía en Securityland, donde el usuario puede interactuar en diversos entornos y es sometido a un disparatado interrogatorio.

 

La reflexión sobre el cuerpo, la identidad y los estereotipos, que interesa a muchos artistas independientemente del soporte utilizado, hace su parición en la red con proyectos como Elective Physiognomies de John Tonkin. [Actualizado el 15/02/2016: la memoria del proyecto está ahora en Meniscus].

 

 

Ken Golberg continua el discurso empezado con The Mercury Project (1994), en Telegarden (Enlace perdido, sólo en Archive.org), una instalación “artística, orgánica e interactiva”, que forma parte de la exposición permanente del Ars Electronica Center de Linz en Austria. Se trata de un pequeño jardín donde, desde entonces, gracias al brazo móvil de un robot jardinero, los internautas pueden plantar semillas, regarlas y controlar su crecimiento mediante una videocámara.

[Actualizado el 15/02/2016: Los vídeos y la memoria del proyecto en Telegarden].

Thomas Ray - Tierra Project

“Tierra Project” de Thomas Ray

Los vínculos entre el mundo real y el ciberespacio protagonizan también Tierra Project, que se propone impedir la destrucción de una de las últimas áreas de floresta tropical en la región de Sarapiqui en Costa Rica. Este proyecto sobre la vida artificial del ecologista Thomas Ray se basa en la creación paralela de dos reservas ecológicas: una de organismos biológicos en Sarapiqui y otra de organismos digitales en la red. Las simulaciones de las dinámicas ecológicas se desarrollan gracias a un software instalado en el ordenador del usuario que utiliza los tiempos muertos de su CPU para autogenerarse y evolucionar.

Muchos creadores, independientemente del ámbito artístico del que proceden, quieren experimentar con este nuevo medio. Jenny Holzer pasa de la pintura abstracta a la pintura de ideas con Please change belief, que propone una lista de conceptos y lugares comunes, que el usuario puede ampliar o modificar. La nueva estética de Internet empieza a revelar su influencia en otros ámbitos artísticos y culturales. Lo demuestra el hecho de que el grupo de rock U2 englobe esta página web, proyectándola en una pantalla detrás del escenario, en los espectáculos de su gira Zoo TV.

La escritora Constance DeJong, el artista Tony Oursler y el músico Stephen Vitello mezclan arte, arqueología, religión y rock ‘n roll en Fantastic Prayers una narración que combina hipertexto, fotografías, vídeos y archivos de audio.

Anuncios